miércoles, 12 de junio de 2013

Mosaico de discos: Tristan und Isolde, 1962, MYTO.

 
Tristan - Wolfgang Windgassen 
Isolda - Birgit Nilsson 
König Marke - Josef Greindl
Kurwenal - Eberhard Waechter 
Melot - Niels Möller 
Brangäne - Kerstin Meyer 
Ein Hirt - Gerhard Stolze 
Ein Steuermann - Hans-Hanno Daum 
Ein junger Seemann - Georg Paskuda 
Chor und Orchester der Bayreuther Festspiele 
Choreinstudierung: Wilhelm Pitz 
KARL BÖHM 
 
Festspielhaus, Bayreuth, 24 Aug. 1962. 
 _____________________________________________________________

Poco a poco el blog va tomando forma. Por favor hacedme saber cualquier carencia o error que observéis porque estoy aprendiendo todo desde cero. 

Una de las funciones de este blog es la de difundir las novedades wagnerianas que vayan apareciendo en el mercado discográfrico así que comenzamos con la primera, este FA-BU-LO-SO Tristán e Isolda aparecido el mes pasado en el mercado, dentro de las celebraciones del 200 aniversario del nacimiento de Richard Wagner.

24 de agosto de 1962. Pocos de entre el variopinto público reunido aquella tarde en el Festspielhaus sospechaban que el espectáculo que iban a presenciar aquella tarde entraría en la historia del teatro del siglo XX. Wieland presentaba su segundo acercamiento (el primero se produjo en 1952) y parecía en 1962 que no quedaba más que repetirse en sus ideas.
Nada más alejado de la reaidad pues el director de escena ofreció una revolución total en el planteamiento simbólico y visual de la ópera. Los monolitos, la iluminación y la interpretación de los cantantes llevaron el drama de Richard Wagner a una nueva dimensión hasta entonces desconocida.

Por desgracia no contamos con demasiados testimonios visuales de esta producción pero sí con el audio de dicha producción histórica. Golden Melodram ya había difundido el documento allá por abril de 2005, en una cuidada edición pero que contaba con un sonido bastante borroso.Ahora Myto, en su serie Historical Line nos ofrece la misma representación con mayor claridad en el reprocesado. Por desgracia la presencia continuada deun timbre (o algo parecido) enturbia bastante el resultado final. La presentación es bastante espartana, como suele ser habitual en estas ediciones y el precio se beneficia de dicha circuntancia: los tres cd vienen presentados en una caja de plástico, sin cubierta de cartón, sin libreto y sin fecha exacta de la toma. Incluye un par de fotos en el interior (de Greindl y Wachter) pero ninguna de las féminas. Tampoco ofrece información sobre las duraciones de los cd.

Desde el punto de vista artístico la cosa no pudo ir mejor: Böhm imprimió su visión clara y ágil a la partitura, deslumbrante en los finales de acto tocados de una arrebatadora pasión. Nilsson supone el plato fuerte de la velada. Las bondades de su Isolda es conocida por todos pero en 1962 nacía al mundo una visión diferente del personaje: la Isolda enamorada, que diríaWieland. Hasta entonces Nilsson concebía el primer acto como "Nur hass", en palabras de la propia soprano (que había aprendido el papel de Rudolf  Hartmann). A partir de 1962 con las indicaciones de Wieland el personaje se dulcifica en la voz de la sueca, ganando en riqueza de matices y en belleza todo el conjunto. Los ataques al agudo, las exhortaciones a Tristán en el dúo de amor y la Muerte de amor del acto tercero constituyen placeres irrenunciables para el aficionado. Más de uno pensará que todo eso ya lo hizo en la celebérrima grabación de D.G. en 1966 y efectivamente la potencia y la belleza están también allí presentes, pero aquí podemos encontrarla en estado primigenio, con las indicaciones de Wieland aun frescas y en riguroso directo (la grabación del 66 es el resultado de mezclar varias funciones y el ensayo general).

Windgassen ofrece su portentoso Tristán, dramático, desesperado e intelectualizado. Toda una creación la que nos ofrece el suevo no exenta de polémica: tras su entrada en el acto segundo la voz de Windgassen se vuelve casi inaudible, como si le faltara el resuello para oponerse a Nilsson y dicha circunstancia se prolonga durante buena parte del dúo de amor. Afortunadamente nos ofrece su Tristán colosal en el último acto. El cansancio es evidente pero la talla artística de este hombre supera cansancio y limitaciones tímbricas.

Josef Greindl ya no estaba para muchos Marke y se nota. La voz presenta durezas, falta de brillo y cierta nasalidad, pero de nuevo encontramos a un  gran artista que supera las limitaciones impuestas por el implacable paso del tiempo y ofrece un rey Marke maduro y de tintes rocosos en la voz.

La Brangania de Kerstin Mayer sorprende también por su dramatismo, su grito en el acto segundo tras ser ¿sorprendida? por Melot y Marke resulta sobrecogedor (CD2, corte 11). Eberhard Waechter ofrece lo mejor de su arte que no es poco, en una creación inmejorable de Kurwenal. El vienés recrea a un impetuoso y juvenil escudero, fiel e impetuoso hasta su propio final. Una maravillosa creación que no repetirá con el mismo grado de intensidad en la grabación antes comentada de 1966.
El pastor de Gerhard es todo un lujo aunque el particular estilo del cantante resulte algo chocante con el carácter bucólico del personaje (¡y pensar que Wieland lo quería como Tristán junto a la Isolda de Silja en estas funciones!).

En definitiva una fabulosa versión, complementaria de la de 1966 al ofrecer un carácter aún más vívido que la primera.

Por el sonido (en concreto el molesto pitido) no se lleva los 5 cabezones.

P.D.: Si alguien piensa en adquirirla y quiere saber algo más sobre la grabación no dude en contactar conmigo.

Valoración global: (4 de 5 cabezones)